2016 fue un año excelente en España en cuanto a transacciones inmobiliarias rozando los 14.000 millones, superando valores previos a 2008. En la primera mitad del año, la inversión en inmuebles creció un 1,4%, en contraste con el resto de Europa, donde se registró un descenso en torno al 30%, encabezado por el 7,5% del Reino Unido. A la cabeza de estos excelentes resultados se encuentran Barcelona y Madrid. Dos ciudades Prime con un importante atractivo para el inversor extranjero, principalmente por la rentabilidad que ofrecen sus activos, principalmente a largo plazo. Ambas se sitúan entre las 40 ciudades europeas más rentables de Europa para inversión inmobiliaria –superando ampliamente la media nacional- .

En Madrid, los pisos que ofrecen mayor rentabilidad son aquellos que ofrecen:

  • Un tamaño de entre 100-139 m²
  • Situación geográfica estratégica
  • Buena red de comunicaciones
  • Precios bajos en los activos inmobiliarios

En Madrid, hay varios distritos que ofrecen una rentabilidad entorno al 6%. El Puente de Vallecas, se sitúa en el primer puesto ofreciendo con un 7,4%, seguido de Usera y Carabanchel con un 6,7 y un 6,4% respectivamente. Mientras que a la hora de alquilar, la demanda se sitúa en Carabanchel, Centro, Tetúan, Puente de Vallecas y La Latina.

En Barcelona, los inmuebles más buscados a la hora de invertir son:

  • Pisos para alquilar
  • Pequeños, por debajo de 80 m²
  • 1-2 habitaciones
  • Ubicada en una de las zonas “principales”

Foto Maite Cruz

La ciudad metropolitana de Barcelona ofrece una rentabilidad entorno al 5%. Nou Barris, con un 6,2% y Horta-Guinardó y Ciutat Vella con un 5,3%. Estos, junto con El Gótico y Poble Sec son las zonas más demandadas a la hora de comprar una vivienda. En cuanto al mercado del alquiler, la mayor demanda se sitúa en los distritos de Eixample, Sants-Montjuic y Gracia. En el mercado de la ciudad condal, el público internacional tiene un importante peso específico. .

Cataluña representó el 20% del total de inversión inmobiliaria realizada en España, tan solo en Barcelona se alcanzaron los 2.500 millones de €.

Share This