Sabemos que en la actualidad es un poco difícil encontrar agentes inmobiliarios con las capacidades necesarias para poder ejercer el gran trabajo de una profesión tan noble.

 

Entre las cualidades ejemplares de un gran agente inmobiliario son:

 

Tener una excelente organización tanto personal como profesional, ser proactivo, contar con una mente súper positiva, a pesar de enfrentar algunos obstáculos algunos pequeños y otros lo suficientemente grandes para poder desistir, algo que nunca debe de faltar. El disfrutar de conocer gente nueva-disfrutar el trabajo que se hace-pasión por tu verdadera profesión y lo más importante:

 

 Siempre contar con una sonrisa en la cara en el momento de hacer nuestro trabajo y/o en la vida cotidiana, esto al mismo tiempo hace crecer nuestra esencia y única marca personal (diferenciarse entre un agente y otro, y características por las cuales nuestros clientes nos eligen).

 

Siempre he creído en la filosofía de solo pensar que existe gente en el mundo que desearía estar en nuestro lugar, así es que disfrutemos cada día por que es una oportunidad nueva para conseguir objetivos y será un día menos de nuestro trayecto.

 

Desarrollo profesional y personal como Agente Inmobiliario:

Normalmente para un agente inmobiliario para poder efectuar su primera venta tarda de 30 a 90 días y puede llegar hasta los 5 meses. Lo que es muy importante desde un inicio es el poder conocer tu área de trabajo, es decir; en donde saldrás y conocerás con más detalle tu zona de trabajo, con el día a día, el tomarse un café en la zona de trabajo, el comer en ese restaurante donde vemos a los locales comer cada día y… ¿por qué no?

 

Tomar una cerveza o algo después del trabajo en ese bar donde los locales de la zona se permiten tomar algo con los vecinos o amigos, el conocer que existe de nuevo en la zona-barrio, que oportunidades tenemos nosotros nuevas para poder conectar con la gente, algún festival de la zona, días en los cuales se reúne la gente, un sinfín de oportunidades y que ahí está la esencia de un trabajo extraordinario donde podemos socializar y conocer gente nueva que quizá nos vayan ubicando quiénes somos y qué hacemos de profesión.

 

 Somos una referencia para ellos en un futuro de poder contar con nosotros en el caso de vender o comprar, haciendo esto de manera constante nos ayudará a tener siempre un objetivo.

 

Muchas personas piensan que el ser agente inmobiliario es estar sentado en una oficina y esperando a que suene el teléfono para poderlo contestar o que entre alguien en la oficina y nos pueda dar los detalles en caso de comprar y/o vender o el agente que se avergüenza de salir a la calle y preguntar o hacer puerta fría.

 

El negocio está afuera de la oficina, las captaciones de cada uno de los agentes inmobiliarios está conociendo al portero, al vecino, al barrendero, a las personas que hacen servicios (restaurantes, cafés, tintorerías, hoteles, escuelas-universidades, centros de arte-diversión-recreación, etc.

 

 

 

De esta forma podemos afirmar que el agente inmobiliario desde el momento que cuenta con su primera captación (a precio y exclusiva) tendrá oportunidad de vender la propiedad en un periodo mencionado anteriormente, pero lo importante está, haciendo una primera captación, en seguir con la segunda y sucesivamente. Si esperamos y nos enfocamos en solo una captación perderemos la oportunidad de poder llegar a nuestros objetivos semanales, mensuales y anuales.

 

 

Elige Coldwell Banker y sé parte de nuestro gran equipo de agentes comerciales en donde el ser agente inmobiliario para nosotros es una profesión y en donde tenemos diseñado para ti una formación intensa y continua para llegar a tus objetivos.

 

Axel Castillo

Consultor, Especialista y Formador, Coldwell Banker España & Andorra

Share This