El mercado inmobiliario, comienza a recuperarse y muestra tendencias de compra, la oferta de pisos pequeños, estudios o apartamentos de una sola habitación, tienden a desaparecer de la obra nueva.  El recelo de los compradores a este tipo de inmuebles relacionados en muchos casos con precios elevados es la asignatura pendiente de un mercado que, en general, muestra importantes síntomas de recuperación.

Fuente Ministerio Fomento

A día de hoy, la superficie media de las viviendas de obra nueva asciende a 116,6 metros cuadrados- En Barcelona, por ejemplo, el tamaño desciende hasta los 101, con un precio medio en torno a 433.000 €- . Esto llevó a algunas voces autorizadas del mercado a señalar el problema, y pedir medidas para que jóvenes, familias monoparentales, separados o inversores. De hecho, hace unos meses Luis Martín, presidente Proinba (Asociación de Promotores Inmobiliarios de Baleares), exigió a las administraciones que facilitaran la edificación de viviendas asequibles destinadas a jóvenes. Ciñéndose a la realidad inmobiliaria de su comunidad, Martín alertó de que la oferta actual no consigue satisfacer a la demanda, y defiende que el sector debe dar repuesta a quienes quieren pisos de 40-50 metros cuadrados, lamentando a la vez la existencia de restricciones urbanísticas que lo impidan, como las que imposibilitan bloques de 15 o 20 alturas, en los que se ofrecerían precios más ajustados.

Fuente Tinsa

Las viviendas de menos de 50 metros cuadrados, e incluso de 40, tienen mercado, “Hay demanda de pisos pequeños, aunque este tipo de demandante suele estar centrado en el alquiler, donde entra en juego el inversor patrimonialista en busca de rentabilidad vía alquiler y revalorización del activo”, aclara el director del área de Promoción de ACR Grupo David Botín. Mirando al mercado, éste no parece estar dando la respuesta adecuada. ST Sociedad de Tasación y Tinsa plasman en sus últimos estudios (Censo de Vivienda Nueva 2016 y Radiografía del stock 2016: suelo y vivienda nueva, respectivamente) la escasez de vivienda pequeña. ST informa de que apenas un 13% de la oferta tiene menos de 70 metros cuadrados por el 46% que cuenta con entre 100 y 150 metros.  Por otro lado, apenas un 1% se catalogan como estudios y solo un 12% son viviendas de una sola habitación. Del mismo modo, Tinsa corrobora que un escaso 7% de la obra nueva corresponde a apartamentos.

Estos datos chocan con la realidad demográfica de un mercado en el que las familias monoparentales suponen prácticamente uno de cada hogares (23%).  Algunas inmobiliarias trabajan por revertir esta tendencia reactivando la oferta en pisos pequeños apoyándose en una buena localización y un público comprador-inversor solvente y sabedor de que el mercado del alquiler es ágil y rentable.

Share This