A lo de este año, se prevé que continúe la tendencia alcista de 2016 impulsado por el gran número de operaciones que previsiblemente se materializaran. Así el incremento de precios en compraventa y alquiler rozarán el 10%, si bien, la ciudad experimentará dos ritmos de crecimiento claramente definidos.

Así, mientras que las zonas con mayor demanda de la ciudad condal: Eixample, Ciutat Vella, Sarriá-Sant Gervasi, Gracia, Les Corts y Diagonal Mar han alcanzado en algunos casos casi el 90 % de sus precios máximos históricos, el resto de zonas de la ciudad, así como los municipios del área metropolitana aun no han alcanzado el 60% de este máximo, con lo que tendrán un recorrido mayor.

Este crecimiento se sostendrá sobre dos pilares fundamentales:

  • El incremento de la demanda. Pese a que el comprador extranjero aún tiene a Barcelona en la pole position en cuanto a productos inmobiliarios tanto como inversión, como para segunda residencia, durante 2016 la demanda local se ha incrementado y se sitúa por encima del 60%.
  • Explosión de Obra nueva. El previsible crecimiento de nueva construcción supondrá una explosión de este sector que repercutirá en una rehabilitación urbanística que asentará a Barcelona como destino de referencia de inversión para fondos inmobiliarios internacionales.

Entre las zonas con mayor demanda Diagonal Mar pisa fuerte y el metro ² se sitúa entre 6.500-12.000 € lo que la coloca en el disparadero de las zonas Premium, demanda por franceses, rusos, estadounidenses…  que busca propiedades amplias, luminosas, con buenas vistas y de estilo moderno.

Por detrás se sitúan zonas con mayor tradición como Sarriá, dónde el precio del  metro ² en obra nueva puede superar los 12.000 € / metro ², o el Eixample donde el precio medio ha subido hasta rozar los 5.000 €/ metro ².

Share This