Ahorro y confort son las máximas que se desean en una vivienda. Planificar la orientación de una propiedad ayudará a alcanzar el bienestar buscado, con una mayor rentabilidad de los recursos. A la hora de elegir la orientación, se han de tener en cuenta tres factores: el clima, el viento y el entorno.

ORIENTACIÓN NORTE

Con esta orientación se consigue que el sol incida a primera y última hora del día en las estancias. La orientación norte es recomendable para conservar las zonas más frescas de la vivienda y con menos incidencia de luz.

Cocinas, despachos, garajes, calderas o despensas pueden ser los espacios más acertados.

El inconveniente que acarrea la orientación norte es el elevado gasto en calefacción durante el invierno. Como solución, a la hora de construir, decantarse por grandes ventanales en esta zona y aprovechar así las horas de sol directo. Un aislamiento óptimo de esta zona será fundamental para el ahorro de gasto energético y calefacción.

ORIENTACIÓN SUR

Es una orientación buena para los climas más fríos. El sol incide, de forma directa, desde primera hora hasta mediodía y durante casi todo el año. En verano el sol incidirá sólo en las horas centrales del día.

Recibidores, salones, comedores y piscinas son estancias convenientes para este tipo de orientación.

Como punto negativo, el posible gasto elevado de aire acondicionado. Se aconseja la instalación de toldos para mantener sombra y aportar frescura.

ORIENTACIÓN ESTE

La incidencia del sol será de forma directa y a primera hora del día hasta las horas centrales durante casi todo el año. Estas condiciones hacen que la temperatura sea fresca en el interior de las estancias con disposición este. 

Cocina, despacho y habitaciones para los pequeños o de invitados son las estancias idóneas para esta orientación.

Como punto negativo, a primera hora de la mañana el sol entrará directo en la vivienda. Como solución a encontrarse con unas elevadas temperaturas en estas ubicaciones durante las primeras horas de la jornada, se recomienda el uso de toldos y cortinas.

ORIENTACIÓN OESTE

El sol irradia de forma directa a partir del mediodía y convierte la zona en la más calurosa de una vivienda. El atardecer será el momento del día en el que las estancias orientadas al oeste, alcancen la temperatura más cálida. Es por tanto, la orientación más apropiada para zonas con climas fríos. Para climas cálidos,

Habitaciones y baños son los espacios más indicados para esta orientación.

El inconveniente se daría en las temporadas de verano, en las que habrá que resguardar estas estancias del sol directo para mantener una temperatura agradable en ellas.

La verdad es que no existe ninguna ubicación que sea la perfecta, pero si se aplica sentido común y se observa detenidamente el comportamiento del sol; se podrá ahorrar en facturas y sentir la comodidad esperada en su vivienda.

Fuente de Información: API – Colegio y Asociación de Agentes Inmobiliarios
Share This