Hay alternativas de inversión que hasta el momento han resultado seguras, como por ejemplo la nuda propiedad. Esta práctica lleva ya un tiempo practicándose en países europeos como Francia e Italia y ahora parece que llega a España con la suficientemente fuerza para quedarse.

Para entender que es la nuda propiedad empezaremos presentando a los dos protagonistas: el nudo propietario y el nudo vendedor o usufructo. Para continuar necesitamos hacer una pequeña matización respecto a la definición jurídica de pleno dominio, esta se puede desglosar en dos partes: usufructo (disfrute del bien) y nuda propiedad (posesión del bien).

 

Si mezclamos todo lo mencionado anteriormente definimos nuda propiedad, que consiste en que el propietario vende su casa al nudo propietario pero se puede quedar viviendo en ella. Es decir, el nudo propietario tiene el derecho de la posesión del bien, en cambio, es el nudo vendedor que disfruta de la vivienda.

Este hecho se manifiesta sobretodo en perfiles de gente mayor, normalmente sin descendencia o que necesitan líquido de forma inmediata. El pago de la venta es instantáneo y el nudo vendedor la recibe con todas las garantías. Para el nudo propietario es una inversión a largo plazo, pues hasta que el usufructo no fallezca (si es usufructo vitalicio) no podrá gozar de la casa.

El valor de la vivienda se calcula utilizando el valor de mercado actual y la esperanza de vida del vendedor conforme las tablas oficiales de la Dirección General de Seguros y el Instituto Nacional de Estadística.

Derechos y obligaciones del nudo propietario:

 

Derechos

 

Obligaciones

·       Posibilidad de vender su derecho a dominio

·       Recuperar el bien en buen estado

·       Reparaciones que precise el bien

·       No perturbar la vida del usufructo

·       IBI, tasas de basura, derramas, etc.

·       Gastos operación: notario, registro, etc.

 

Derechos y obligaciones del nudo vendedor:

 

Derechos

 

Obligaciones

·       Recibir el importe de la venta al momento

·       Alquilar la vivienda o obtener beneficios económicos

·       Disfrutar de la vivienda hasta la finalización de la nuda propiedad

·       Pagar suministros: agua, luz, teléfono, etc.

·       Pagar cuotas de comunidad.

Como hemos expuesto, la nuda propiedad es una inversión que convierte el activo en líquido sin necesidad de prescindir el bien, una opción que ha generado mucha controversia en el sector inmobiliario español, aunque cada vez más usuarios recurren a ella y parece ser que seguirá creciendo.

Coldwell Banker España y Andorra ya tiene a la venta varias propiedades en usufructo o nuda propiedad.

Y tú ¿Qué Opinas?

Share This